Mamá, ¿esta peli es de niñas?


“Mamá, ¿esta peli es de niñas?”

“¿Este cuento cuenta la historia de una niña?”

Estas dos preguntas han sido constantes en nuestra vida, y lo siguen siendo. Desde muy pequeña a mi hija le han encantado las historias, contadas, leídas o en pantalla, pero cerca de los tres años comenzó a pedir que esas aventuras y esas historias tuviesen personajes femeninos con los que pudiera identificarse plenamente.

Como mujer feminista y experta en género y comunicación, he de decir que por un lado esos reclamos me llenaron de orgullo. Pero a la vez hicieron que, una vez más, la cruda realidad estallara en mis propias narices: son muy escasas las historias en las que las niñas y mujeres tenemos un papel relevante y que vaya más allá de ser un mero objeto decorativo o alguien a quien salvar.

Su primera película en pantalla grande fue Brave. Recuerdo cómo con sus algo más de dos años y medio no se achantó ante los ataques del oso y acabó encaramada a los brazos de la butaca del cine cabalgando con grititos de emoción y alegría (no había casi nadie en la sala, que no cunda el pánico que no le impidió la visión a ninguna otra persona). Y esta historia de la pelirroja y rebelde Mérida ya nos dejó el listón altísimo para los restos. Debió haber un “clic” en su cabecita y a partir de ese momento esas historias de chicas y mujeres fuertes y decididas fueron las que comenzó a reclamar.


Desde entonces el trabajo al que nos hemos enfrentado para poder darle acceso a esos referentes ha sido arduo. Mucha investigación, muchas horas de búsqueda en internet, de lecturas interminables, de bucear y bucear buscando dónde están aquellos libros, series y películas en los que las niñas y mujeres somos protagonistas e importantes en la historia.

Hace no mucho me encontré con un ejemplo gráfico que me resultó impactante. Si nos metemos en una librería o en una biblioteca a buscar y purgar con el fin de encontrar personajes femeninos protagonistas este puede ser el resultado:


RebelGirls

Y en lo que se refiere a producciones audiovisuales, ocurre algo parecido. Es infinitamente mayor la cantidad de películas y series con protagonistas masculinos que femeninos. Y a veces para dar con estas en las que las mujeres y niñas pintamos algo hay que recurrir a telefilmes o series en las que la inversión de producción ha sido también mucho menor y por lo tanto también su distribución, siendo más difícil acceder a ellas.

Si bien es cierto que todas las niñas, jóvenes y mujeres necesitan referentes femeninos, en el caso de aquellas que tienen Altas Capacidades la necesidad es más acuciante aún.

Estas niñas y mujeres apenas son identificadas en comparación con los varones, se enfrentan con una realidad social que suele rechazar precisamente la mayoría de las cosas por las que ellas se interesan y luchan. Se les exige que acaben relegadas a un papel que las constriñe y en muchas ocasiones anula. Les obligamos a elegir entre su fuerza interior y el ser aceptadas por los demás y es muy frecuente, demasiado, que sucumban ante la tentación de ocultarse y sacrificar su potencial y capacidad en aras de la integración (falsa, diría yo) con sus pares.

Afortunadamente, nuestra búsqueda incesante ha ido dando frutos y hemos ido encontrando algunos referentes aunque lo deseable sería tenerlos a la mano sin tener que convertirnos en investigadoras en misiones casi imposibles.

Además de Mérida, Hermione Granger también se cruzó pronto en nuestra vida (con 4 años), y tanto este personaje como la actriz que lo representó (Emma Watson) se han convertido en unas de nuestras figuras de referencia. Tanto fue así que con 5 años mi hija decidió escribirle una carta y conseguimos hacérsela llegar desde UNWomen.


A través de Emma Watson llegamos a conocer a Malala Jousafzai y nos adentramos en el mundo de los derechos de las niñas y las mujeres y el feminismo. Y desde aquí el interés por el papel de las mujeres en todos los ámbitos de la sociedad se ha disparado. Leemos pequeñas biografías de mujeres, intentamos averiguar cómo fue su infancia y también buscamos sus aportaciones a la sociedad.

De todos modos, mi hija tiene una clara preferencia por la ficción (cuentos, películas, series) y el personaje que en los últimos meses está teniendo un papel fundamental es Anne (la protagonista de la serie Anne with an E, basada en las novelas de Lucy Maud Montgomery).


Una niña valiente, vivaracha, terriblemente inteligente, sensible, con una imaginación arrolladora y unos ojos con los que devora el mundo. Huérfana desde muy pequeña es capaz de reponerse a los muchos golpes que ha recibido y seguir buscando la manera de saciar su sed de conocimiento y hacer realidad sus deseos de encontrar una familia y amistades que sean capaces de quererla tal y como es. Si bien es cierto que ha habido algunas secuencias que le han resultado muy duras y ha llorado muchísimo al ver cómo Anne es rechazada, también se ha visto maravillada por la forma de ver el mundo de Anne. Y sobre todo y lo más importante, se ha visto identificada en esa niña brillante, de emociones intensas tanto de alegría como de tristeza, desamparo o frustración. Ha visto que hay más personas que se parecen a ella y ven el mundo de una manera similar y está perdiendo el miedo a mostrarse y a verbalizar sus intereses e inquietudes más allá de las paredes de nuestra casa.


Obviamente nos queda mucho camino por recorrer, muchas historias que conocer y muchas personas que conocer. Hasta el momento, además de las que he comentado anteriormente, éstas han sido algunas de las historias, biografías, series y películas que nos han acompañado (y aún lo hacen):


La cocinera del rey. Soledad Fellosa y Sandra de la Prada. Fue uno de los primeros cuentos en los que claramente se hablaba de una niña que decide ponerse el mundo por montera y presentarse para ser la cocinera del rey a pesar de que todos le dicen que ese trabajo nunca ha sido para una chica.


Mujeres 1 y Mujeres 2. Isabel Ruiz Ruiz. Dos libros bellamente ilustrados en los que nos hablan de mujeres que han aportado grandes cosas al mundo. Luchadoras por los derechos y las libertades, científicas, artistas, periodistas, investigadoras, educadoras…


Un cuento propio (1, 2 y 3) de la cooperativa Pandora Mirabilia. Las vidas de una maestra repubicana española, de valentina Tereschkova, de Trótula de Salerno, de Alice de Guy y de otras muchas mujeres clave en la Historia.


Pippi Calzaslargas, de Astrid Lingren. Tanto la serie como el libro son una inspiración. Una niña fuerte, valiente y distinta a los demás que no tiene miedo de esas diferencias.


Cazafantasmas 2016, dirigida por Paul Feig. A pesar de haber recibido muchas quejas por ser casi una copia de la película realizada en los 80 ,protagonizada por hombres (y que ya conocíamos) nos encantó que fueran las mujeres las encargadas de salvar el mundo.


La saga de Harry Potter. Si bien toda la historia nos ha encantado lo que más enganchó a mi hija fue el personaje de Hermione y su forma de ser. A ella se le fueron sumando en las diferentes películas otras figuras femeninas que le han encantado como la profesora Mc Donegall, Luna y Ginny Weasly.


Las crónicas de Narnia. Una niña descubre un mundo mágico dentro de un armario y se adentra en él con su hermana y sus dos hermanos para salvarlo.


Brave. Nuestra primera gran heroína. Esa Mérida valiente y rebelde que se erigió en dueña de su destino desafiando a las tradiciones (y a sus padres).


Vaiana. Otra heroína que decide seguir sus instintos a pesar de tener a todo el mundo en contra.


Matilda, tanto el libro de Roald Dahl como la película dirigida por Danny de Vito. Una niña superdotada que decide no ocultar sus dones.


Una serie de catastróficas desdichas. Protagonizada por tres niños que se quedan huérfanos y salen airosos de muchas desventuras gracias a su ingenio.


The next karate kid. Tras haber visto las anteriores con Ralph Macchio y la versión de 2010 con Jaden Smith y Jackie Chang y que le gustaran mucho, se quejaba de que no hubiera una con chicas karatecas… hasta que vimos ¡que si existía!. Ha pasado a ser su favorita de todas ellas.

Espero que esta selección os sea de ayuda para quienes estéis buscando referentes femeninos para vuestras hijas e hijos. ¿Hijos también? … pues si, ya que no sólo son las niñas quienes necesitan ejemplo de un mundo más paritario, los niños han de ver como algo natural y habitual el que tanto mujeres como hombres puedan desempeñar cualquier función en la sociedad. De este modo será como de verdad respeten y valoren a sus compañeras en este camino que es la vida.

#talento #docencia #mujeres #género #referentes #cine #libros #lectura #educación #altascapacidades #experiencia #realidad

95 vistas

CONTACTO

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco

© BetaMind .Todos los derechos reservados