¿Cómo se aburren las ostras?

El objetivo del blog "Al borde de un ataque docente" comienza con esta pregunta, y tiene un porqué. Estamos ya en la vorágine de clases y por las venas te corre ese líquido llamado adrenalina gracias al cual , con grandes dosis de vitaminas energizantes que son tus nuevos alumnos y alumnas, podrás encontrar la meta a final de curso y que no te dé el ataque de nervios docente: ¡¡¡no llego!!!, 200 evaluaciones, corregir exámenes, prepara las clases....¡¡¡no llego, me falta el aire, me ahogooooo!!!!!.





Bueno pues como cada año, mis comienzos son muy asombrosos: mis #betatesters se pasan el verano dándole al coco, jugando y haciendo mil y un experimentos e ideas, mientras, corren, saltan nadan, se tiran en plancha a la toalla se echan siestas y lecturas que en la vida hubiera imaginado...dibujan y hasta perfilan los dibujos (cosa que antes ni hacían me chivan algunos familiares) .Llegan a nuestros talleres como si hubieran estado mudos dos meses para contarte todo aquello que se les ha ocurrido pero no han hecho en , unos cinco minutos hablando rapidamente como si no les fuera a dar tiempo de contarlo... Sí, toda esa intensidad y emoción por comenzar los talleres no es más que la intensidad con la que pasamos el verano los docentes como yo, preparando material, talleres, programación, horarios, formaciones, etc. Y digo como yo, porque haberlos, hay de muchas clases.


Después de tanta preparación y darle al coco para preparar el curso , resulta que montas una actividad sorprendente para comenzar eclipsando a tus discípulos con un súper Banco Común de Conocimientos: No sé si lo conocéis echad un ojo a Platonìc LAB que son quienes desarrollaron el concepto y el proyecto allá por el 2006 en Barcelona. Bueno pues trataba de visualizar, lo que sabemos y lo que nos gustaría aprender, y a partir de ahí crear grupos colaborativos. Lo mejor fue que mientras lo hacían una pequeña y maravillosa Jimena de 5 años por aquel entonces me dice: - Violeta, ¿cómo se aburren las ostras?


Mi primera reacción y estímulo cerebral fue visualizar la mayor cagada echa en mi vida:



Mi mente me decía...pero...¿que se aburre la chiquilla? ¿Cómo puede ser? ¡Vaya desastre de taller!. Y el caso es que la respondí con otra pregunta ¿pero te aburres ahora?...(Violeta... mal hecho). ""NOOOOOOOOOOOOOOO.""" Nunca, never, nie, jamais" digas te aburres ahora-.mi cabeza me decía. ¡que bocachancla!

El caso es que como siempre: SUPONEMOS los docentes sin saber.






Jimena me dijo.:-¡NO! es que como sé de animales, me encanta el mundo del mar, y a veces me aburro en mi clase, me gustaría saber si diciendo la expresión me aburro como una ostra, me aburro como las ostras, de igual manera, menos o más.


¡Ah!- Mi cara de ojiplática fue de fotomatón seguro. Porque inmediatamente después tenía a l0 alumnos con cara de: a ver que dice la profe. Y claro una se tiene que parar a explicar el origen de la frase y explicar un término maravilloso: OSTRACISMO.


En hora y media de sesión nos dio tiempo a entender magnífico palabro, y haciendo magia y practicando lo que comúnmente les digo a los docentes: IMPROVISACIÓN VERSUS INDAGACIÓN, para poder entre todos realizar varias interpretaciones de su origen y el por qué de la expresión. "Aburrirse como una ostra" Significa más o menos llegar al colmo del aburrimiento. No parece que haya que buscar complicadas explicaciones para esta expresión. La ostra es la metáfora perfecta del aislamiento y la vida inactiva...eso parece...porque para abrirlas como bien decía algún alumno es casi imposible y deben de estar maravillosamente solas y aisladas.






Pero....la frase no quiere decir eso realmente aunque la gran mayoría lo pensemos.

Es un apócope de la palabra ‘ostracismo’, que era el destierro que se practicaba antiguamente entre los ‘atenienses’ y al que se sometía a aquellos individuos que eran considerados como ‘ peligrosos en la comunidad’, teniendo que abandonar Atenas y a todo esto...debían permanecer exiliados durante un periodo aproximado de diez años.Este destierro obligatorio los condenaba a estar lejos de la familia y vivir en soledad, y en consecuencia al aburrimiento.


La palabra ostracismo no proviene de ‘ostra’ sino de Ostracon/ostraca que es el modo al que se le llamaba a la conchao pieza de cerámica en la que se escribía el nombre de la persona a la que se quería desterrar.




Así que os digo que en breve prepararé una sesión de destierros docentes con el alumnado: ¿qué desterramos de la educación? ¿y del aula? ¿de la asignatura? ¿por qué no probamos todos a probar el aburrimiento como indagación: el uso de una expresión para cambiar y enlazar otros saberes en el aula?


Pues querid@s seguidor@s os doy un consejín:


La cura para el aburrimiento es la curiosidad, eso sí, no hay cura para la curiosidad, hay que alimentarla.



















59 vistas

CONTACTO

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco

© BetaMind .Todos los derechos reservados