encuentros creativos

para adultas

Al borde de la piscina, con los pies juntos, tiritando y calculando con los ojos la distancia que tienes que recorrer al saltar. Gorro de silicona, gafas empañadas, piel de gallina. Las manos juntas apuntan hacia el agua, brazos estirados, las rodillas algo dobladas, el cuerpo se inclina hacia delante, con temor a perder el equilibrio. ¡Ahora!

 

La oportunidad de crear no surge por sí sola, sino que la imaginas y eliges tú. Para poder hacer realidad un sueño, materializar una idea, primero tienes que cambiar dentro de ti: desde el nacimiento de la emoción, a través de esa chispa que enciende una idea, en el más absoluto aburrimiento o jugando con la tan competitiva apatía.

 

Nadar y sumergirse en el proceso creativo requiere de todo eso que nos cuentan los “gurús del éxito”: que si actitud, motivación, definir bien lo que quieres, o pensar cómo vas a llegar a alcanzar tu ansiada meta.  Y, sobre todo, ese costoso primer paso: decirte a ti misma y al mundo que eso que quieres hacer ha comenzado. Porque dicen que es a partir de este momento cuando el universo conspira para que se produzca, te envía señales y tú las recoges… pero de repente descubres que por ese camino ni ves, ni oyes, ni sientes, ni hueles na de na… Es más, tú, que a lo máximo que aspirabas era a unos cuantos largos a braza, observas a tu izquierda un tipo musculoso haciendo mariposa y a tu derecha, la calle rápida de expertos avanzando a toda pastilla.  Te paras y miras alrededor de la piscina rogando que llegue ese flotador maravilloso o esas aletas que hagan pensar que eres capaz de nadar más rápido y mejor, pero oyes a la entrenadora decir “a grito pelao”, resonando en toda la piscina: “¡hay que esforzarse un poquito más!. Nadie allí conoce el placer que sientes en ese momento al tirarte en modo “bomba” a la piscina, al gritar bajo el agua y que sólo salgan burbujas, al bucear escuchando música, al flotar con los ojos cerrados y en el más absoluto silencio o las ganas que tienes de montar una fiesta con colchones hinchables... Sin darte cuenta, te han convocado a la primera carrera oficial de tu vida y no tienes ni idea de qué gorro comprarte, si el bañador será el más idóneo o si física y mentalmente estás preparada para algo tan importante.

 

Pues bien, somos el bote creavidas de Betamind. Creavidas porque nadaremos entre las ideas para darlas vida en el encuentro creativo para adultos que pedíais a gritos. Sí lees bien, ese encuentro que no pretende ser la charla tostón en la que hacemos de couch con frases motivadoras y en el que renunciamos a ser las entrenadoras gritonas  en definitiva , quizás seamos quienes te empujen al fin a tirarte a la piscina llamada creatividad.

 

Si te apetece sumergirte en esta aventura subacuática cuéntanos qué esperas y deseas encontrar en el fondo de esta piscina completando el formulario  y prepara tus gafas de bucear, porque comenzamos el viernes 12 de febrero de 17:00 a 18:30 en el Centro Cultural Fernando de los Ríos con una sesión de bienvenida gratuita. Reserva tu plaza ya, las plazas son limitadas.

SOLICITA INFORMACIÓN:

haz click
haz click